Juticalpa

Investigarán a policías por liberación de detenido

11 de agosto de 2012 09:21 pm

En un aparente acto de colusión, liberaron a pariente de Lucio Rivera y le devolvieron armas de grueso calibre. Desde Tegucigalpa envían contingente especial para recapturarlo. Alcalde Ramón Sarmiento niega los hechos.

Centenares de personas llegaron a la residencia de Sarmiento, ante el rumor de que habría allanamientos.
Tegucigalpa, Honduras

Intensos operativos se realizaron ayer en Juticalpa y San Francisco de La Paz, con el fin de ubicar a un sospechoso que horas antes había sido detenido por policías de la zona.

Se trata de Geovando Rivera, primo hermano de Lucio Rivera, un reconocido poblador de San Francisco de La Paz.

Según informes de inteligencia a los que tuvo acceso EL HERALDO, Rivera fue detenido junto a sus guardaespaldas, pero minutos después fue liberado por los mismos policías de la zona.

Los familiares de Rivera aseguraron que en ningún momento se encuentra prófugo, ya que fueron los mismos policías los que los dejaron partir hacia Juticalpa y les entregaron las armas, un fusil 2.23 y un R15.

Ante esa decisión, desde Tegucigalpa se decidió enviar un contingente de operaciones especiales, conformado por unos 100 “Cobras”.

Seguridad y la Policía Nacional se negaron a revelar cuál era el objetivo de los operativos, pese al ambiente de zozobra en Juticalpa y San Francisco de La Paz.

En la zona se rumoró que uno de los objetivos era buscar a Rivera en la casa del alcalde Ramón Sarmiento, quien habría llamado a policías para que lo dejaran en libertad.

Sarmiento, en conversación con EL HERALDO, negó haber pedido que liberaran a Rivera, de quien dijo no ser pariente cercano ni lejano.
Intensos operativos se realizaron este sábado en Juticalpa y San Francisco de La Paz, con el fin de ubicar a un sospechoso que horas antes había sido detenido por policías de la zona.

Se trata de Geovando Rivera, primo hermano de Lucio Rivera, un reconocido poblador de San Francisco de La Paz.

Según informes de inteligencia a los que tuvo acceso EL HERALDO, Rivera fue detenido junto a sus guardaespaldas, pero minutos después fue liberado por los mismos policías de la zona.

Los familiares de Rivera aseguraron que en ningún momento se encuentra prófugo, ya que fueron los mismos policías los que los dejaron partir hacia Juticalpa y les entregaron las armas, un fusil 2.23 y un R15.

Ante esa decisión, desde Tegucigalpa se decidió enviar un contingente de operaciones especiales, conformado por unos 100 “Cobras”.

Seguridad y la Policía Nacional se negaron a revelar cuál era el objetivo de los operativos, pese al ambiente de zozobra en Juticalpa y San Francisco de La Paz.

En la zona se rumoró que uno de los objetivos era buscar a Rivera en la casa del alcalde Ramón Sarmiento, quien habría llamado a policías para que lo dejaran en libertad.

Sarmiento, en conversación con EL HERALDO, negó haber pedido que liberaran a Rivera, de quien dijo no ser pariente cercano ni lejano.

Además, se especuló que cuando Rivera se conducía de Catacamas a Juticalpa, fue víctima de un atentado, del que resultó ileso por conducirse en una camioneta blindada.

EL HERALDO constató que los agentes especiales se encontraban a unos metros de la residencia de Sarmiento en la colonia Bella Vista.

El edil afirmó que los agentes no allanaron su casa. Ni la Policía ni Seguridad confirmaron si hubo allanamiento.

Sarmiento afirmó que prestó toda la colaboración e, incluso, habría invitado a los policías a que revisaran la vivienda para que constataran que Rivera no estaba ahí.

Los operativos simultáneos también se mantenían en San Francisco de La Paz, donde reside Lucio Rivera.

En este lugar, los uniformados también buscaban, según se informó extraoficialmente, a Geovando y a los guardaespaldas.

El vocero de la Secretaría de Seguridad, Héctor Iván Mejía, demostró una vez más su ineficiencia al afirmar que no sabía nada, limitándose a pedir a los periodistas que llamaran a Olancho para pedir información.

Esta irresponsabilidad provocó que en torno al hecho surgieran todo tipo de rumores.

Lucio Rivera es una persona muy conocida en Olancho y particularmente en San Francisco de La Paz.

Años atrás, algunos parientes cercanos a él fueron asesinados.